Roberto Pla Sales (16/12/1915-17/2/2004). Su actividad tuvo por escenario un doble ámbito: el de la música y el del estudio, traducción y comentarios de textos de sabiduría, siendo asimismo autor de obras consideradas hoy de referencia, y de numerosos artículos. En los apartados de Testimonios puede encontrarse información adicional a la que sigue.


Actividad en el ámbito de la música.


Estudió en el Real Conservatorio de Madrid donde durante muchos años fue profesor de Solfeo y Teoría Musical. Fue fundador y director del Coro de Cantores Clásicos (hoy Coro de RTV). Mantuvo una colaboración muy cercana con la soprano Lola Rodríguez de Aragón, a quién ayudó en la formación y funcionamiento de la Escuela Superior de Canto, de la que sucesivamente fueron directores y en la que fue catedrático. También  promovió y dirigió el Certamen de Cantos y Romanzas. Fue parte en la constitución de la Fundación Nacional de Arte Lírico y la Orquesta Nacional. También ejerció la dirección de los programas musicales de Radio Nacional.

Actividad como escritor, comentador y traductor de textos de sabiduría.


Roberto Pla tradujo y comentó ampliamente los siguientes Libros de Sabiduría oriental y sufí:


Viveka – Suda – Mani: La joya suprema del discernimiento (Sankara, Sirio)
Tao Te King (Lao Tse, Diana)
Kârikâ y comentarios a la Mâmdûkyopannhada (Sirio)
Un Yoga para occidente: el arparshayoga (J.M Riviere, Etnos)
Tratado de la Unidad (Ibn Arabí, Sirio)


En 1990 se publicó su última y gran obra “El hombre templo de Dios vivo”, referida a su exegesis oculta de la religión de Cristo.


En 1997 se publicó la Bhagavad Gita, cuya traducción realizaron el grupo de personas que indica José Manuel Vidal en su escrito (ver testimonios). Roberto contribuyó puliendo el estilo y escribiendo los comentarios.


Publicó los siguientes artículos (reproducidos en esta web con el amable permiso de los editores):


En la revista Saravasti: Meditación Universal según el Padrenuestro; Himno de Purusha; Conversaciones en torno al hombre universal; Carta a un Hermano en Brahaman.


En la revista Viveka: Entrevista con Roberto Pla; Consulta y respuesta; El Evangelio de Juan a la luz del Vedanta; Sobre la necesidad Universal de la meditación y La Oración de la Unidad.


Participó en la constitución de la Fundación Purusa, en 1996.

 

Comida Homenaje a Roberto Pla de los Cantores Clásicos, 10 de julio de 1949. 1ª fila, 1º izda. Roberto Pla sentado en el suelo.

Roberto Pla, en el Acto Académico Homenaje a Lola Rodríguez Aragón, celebrado en la Escuela Superior de Canto el 21 del noviembre de 1980

Con el sello Hispavox, del que fue director musical, dirigió muchas grabaciones de zarzuela, música antigua española y canto gregoriano, sobresaliendo entre ellas la importante “Antología de la música hispana”.  Realizó la “Transcripción integral según la métrica latina, de las Cantigas de Santa María” de Alfonso X. En el campo de la trascripción de la música antigua española la Biblioteca Nacional custodia ocho de sus obras y cuarenta y cinco en las que figura como colaborador y participante. 

Fue compositor de canciones de concierto que fueron interpretadas en algún recital junto a las de otros destacados músicos. También tocaba la guitarra: hay una grabación en que la interpreta y canta “Cuatro Canciones Sefardíes”.

Notas y comentarios biográficos


Roberto Pla nació en Valencia y vivió en Madrid desde los tres años. Al parecer, en su casa había conocimiento de teosofía y también una gran biblioteca por medio de la cual aprendió el sanscrito.


Si bien dio algunas conferencias, no ejerció propiamente de maestro en textos de sabiduría, no tuvo escuela ni seguidores formales. Seguramente la relación más cercana en este sentido la tuvo con Esperanza Borús, fruto de la cual nos quedan las cartas que se incluyen en esta web y para las que, en su momento, Esperanza recibió la autorización explícita para hacer con ellas el uso que considerase conveniente.


Según dicen quienes le conocieron, Roberto era una persona muy discreta y sencilla, de carácter apacible. Curiosamente, personas que tenían trato con él en el ámbito de la música no sabían nada de su otra pasión. Además de su relación de amistad y estrecha colaboración con Lola Rodríguez Aragón, a la que nos hemos referido, mantuvo una amistad profunda, compartiendo también intereses espirituales, con José Manuel Vidal, director de Hispavox. 


Roberto estuvo casado con Carmen Pardos Navarro, pianista, que falleció tres años antes que él, ambos en una residencia de mayores Río Salud, en Molino de la Hoz, en la que él había entrado con anterioridad. Aproximadamente los últimos tres años de su vida los pasó Roberto en esta residencia y en ella entró progresivamente en un gran silencio hasta apagarse. Parte de sus cenizas fueron llevadas al Ganges, cerca de Benarés, así se cumplía póstumamente con el deseo que alguna vez había manifestado de conocer India.
 

En la esquela que se publicó está escrito: Al cantor que todo lo penetra una humilde y devocional ofrenda de su propio canto para todos y para siempre.